Business Creativity

Business Creativity: creatividad en los negocios del siglo XXI

La creatividad es un concepto universal a todas las áreas de conocimiento humano. Desde las estrategias creativas utilizadas en educación hasta, por supuesto, cualquier manifestación artística de cualquier individuo incluyendo en la lista a las ciencias puras — cuánta creatividad no se necesita para poder enfrentar la resolución de según qué problemas de la ciencia — y, por supuesto, a los negocios. Es así como la metodología Business Creativity nace, entendida ésta como una forma de abordar la diversidad de proyectos propia dentro del área de los negocios teniendo como pilar central la creatividad en su estado más puro.

Y es que la creatividad, por definición, es la capacidad o la facilidad para inventar o crear, para generar ideas nuevas que planteen perspectivas nuevas. Así, la creatividad aplicada a los negocios (que es como diríamos en español Business Creativity) proporciona un enfoque fresco, lúcido y capaz de interpretar el mundo de una forma mucho más flexible que las metodologías tradicionales de toma de decisiones en el campo corporativo.

Hablar de Business Creativity, por tanto, es hablar de una visión diferente, análoga y complementaria a las metodologías más tradicionales de búsqueda de solución a contingencias así como de nuevas vías de negocio. Una capacidad, la creatividad, no sólo probada ya como esencial a la hora de alcanzar el éxito en materia de negocios, sino ya de por sí la piedra angular sobre la que levantar cualquier clase de proyecto empresarial sea cual sea el tamaño de éste.

Business Creativity

Sí, lo que mueve al mundo — lo que siempre lo ha movido — han sido las ideas. Una idea permitió a alguien alguna vez imaginar que un cuerpo redondo nos ayudaría a transportar más fácilmente nuestras cargas y así nació la rueda. Otra idea permitió disponer del fuego cuando no había forma fácil de generarlo.

De que las ideas son la base de nuestra existencia — así como su posibilidad continua de mejora — es algo de lo que no creo que ninguno tengamos ni la menor duda.

Todo en el mundo empieza con una idea — y generalmente a esa idea lo primero que le ponemos es un nombre. Todos los proyectos (grandes, medianos y pequeños), todas las carreras exitosas, todas las metas personales y profesionales… ¡todo! Sí, todo inicia en una idea. Hasta los comportamientos más rutinarios del ser humano estuvieron inicialmente propiciados por una idea que, incluso, quizás en un primer momento parecía de lo más original.

Y esa idea o esas ideas iniciales sobre las que se construyen los proyectos también en el área de los negocios, los pilares fundacionales de éstos. Y no hace falta ser arquitecto ni ingeniero para saber que cuanto más sólidas y robustas son las fundaciones de una obra, más probable es que el proyecto nunca no encuentre obstáculo que haga que se derrumbe. Así, siguiendo esta lógica podremos llegar juntos a la siguiente conclusión:

En materia de negocios, las buenas ideas son el verdadero secreto del éxito.

Las aplicaciones de la metodología Business Creativity

La confección de una idea principal — o de varias de ellas — es el primer peldaño a subir en la larga escalera que representa un nuevo comienzo — o una nueva actualización. Este comienzo puede ser de cualquier clase: creación de un negocio, publicación de un nuevo producto o servicio, creación de una nueva división dentro de un negocio ya establecido…

Así, tener creativos que afronten — o afrontar nosotros mismos desde perspectivas creativas — nuevos retos nos ayudará a desarrollar mayor frescura y empatía hacia lo que se quiere desarrollar. Además, las técnicas de la metodología Business Creativity ofrecen la posibilidad de la creación de paradigmas nuevos e inexplorados que conviertan nuestro proyecto, negocio, etc., en todo un referente. Y es que incorporando ideas verdaderamente creativas — ideas aportadas desde esa óptica — podremos crear productos y servicios y dar una imagen a la marca que respalda dichos productos o servicios y a la compañía que avala a dicha marca que resalten y se diferencien de todo el resto de convenciones a las que ya nos tienen acostumbrados los mercados y sus proveedores frecuentes.

La creatividad no sólo es una herramienta para comenzar

Pero, por supuesto, la creatividad no limita sus beneficios a la concepción de nuevos proyectos. Los negocios son entes que deben mutar para estar siempre adaptados a una sociedad en constante cambio. Como sabe cualquier organismo vivo en la naturaleza:

La adaptación al medio es la clave para toda supervivencia.

Esto implica que las ideas que tal vez funcionaron hace un par de años no necesariamente tienen por qué funcionar hoy. Los proyectos deben actualizarse continuamente, buscando para ellos nuevas ideas que refresquen el ámbito del negocio al que representen. Y también en este tipo de actualizaciones es en las que la metodología Business Creativity brilla de una manera singular. Es más, la propuesta de esta metodología es sumergir a cualquier tipo de proyecto — grande o pequeño — en un proceso de optimización continua que ayudará en el crecimiento del mismo así como de aquellos a los que esté conectado.

Business Creativity: ejemplo práctico

Imaginemos pinzas para tostadas. No para sacarlas del tostador sin quemarte los dedos, sino pinzas para comer tostadas; sí, para comer tostadas. Sin mancharte las manos, eso sí. ¿Increíble? No, lo más increíble es que haya quien las compre. En cualquiera de los casos, la metodología Business Creativity no sólo se emplearía para encontrar ésta como una necesidad perdida e identificarla como oportunidad de mercado — o generándola como tal en el caso de que no exista —, sino que creará un producto que pueda satisfacer dicha necesidad — o deseo, en el que caso de que se trate de uno — sino que, además, expresará la forma creativa en la que comunicar la existencia y los beneficios del producto para conseguir así la más eficaz comercialización del mismo.

En definitiva, el planteamiento de las formas más creativas posibles no sólo a la hora de generar el producto sino de ofrecerlo haciendo mención a las que sean sus bondades — o a las que puedan ser, que mirado desde una perspectiva creativa todo puede cambiar al mejor de nuestros antojos — y brindando la mejor perspectiva posible a su respecto son pasos que nos encaminarán hacia éxito.

En definitiva:

La metodología Business Creativity es la mejor herramienta disponible para construir los diferentes ámbitos de los escenarios perfecto en los que nuestra oferta es confeccionada a medida del deseo y de la necesidad de nuestro público, pudiendo garantizar así una mucho mayor cercanía al éxito.

Aglaya Marketing: la mano más experta en la confección de nuevas ideas

Ahora bien, imaginémonos a un arquitecto eligiendo los materiales de peor calidad posible para hacer las fundaciones del edificio que acaba de diseñar. O reduciendo el presupuesto de la obra eligiendo personal no cualificado con el que trabajar. Si un escalofrío nos recorre el cuerpo es que estamos en el mismo equipo: un equipo en el que los profesionales de cada campo del conocimiento se encargan de sus campos de conocimiento para, precisamente, obtener resultados profesionales… y que el edificio no se nos pueda desplomar sobre nuestras cabezas.

Así, del mismo modo en el que se considera la necesidad de una base sólida para un edificio, se deben considerar las ideas como bases para cualquier tipo de negocio, desde el emprendimiento hasta el más afianzado, o cualquier proyecto análogo.

Habrá, no obstante, quienes prefieran arriesgar las estrategias de su negocio reduciendo en su presupuesto los costos de las necesidades creativas. Esto es así por dos razones: la primera, la comprensión generalizada de que los costos en el área creativa suelen ser notablemente elevados. Y la segunda porque a estas inversiones en creatividad parece no vérsele un retorno de inversión inmediato.

Es por ello que desde Aglaya Marketing queremos luchar contra ambos paradigmas.

En primer lugar, la creatividad, incluida de manera inalienable dentro del proceso de Aglaya Marketing, es algo, por tanto, que viene ya de por sí incluido en todos nuestros servicios. Así, no sólo no estarás pagando un precio elevado por dicha creatividad, sino que no te supondrá ningún costo adicional al del servicio que elijas compartir con nosotros.

Y en segundo, porque en Aglaya Marketing todo lo que hacemos lo hacemos pensando en una estrategia macro, que es la estrategia de tu negocio. Así, la creatividad que pongamos en nuestra forma de colaborar con él será una creatividad enfocada desde la eficacia estratégica; esto es:

Ideas que de verdad hagan crecer, avanzar y progresar a tu negocio

Por lo tanto, si te entusiasma la idea de renovar tu negocio o de iniciarlo con el mejor pie, has llegado al lugar perfecto: Aglaya Marketing te ofrece, entre muchos otros servicios, los servicios de desarrollo de ideas de negocios y de incubadora digital de emprendimientos.

Permite que nuestro equipo de creativos construya un proyecto valiéndonos de la única herramienta que verdaderamente puede garantizar acercarte al éxito:: la creatividad — a través de nuestra metodología Business Creativity.

Todo el mundo no tiene todas las ideas, pero en Aglaya Marketing tenemos las mejores. Sabemos que las grandes ideas surgen cuando desafías las concepciones y las expectativas presentes. Entendemos que hay un mundo de opciones que explorar yentes de encontrar las correctas… y es que en Aglaya Marketing nos encanta explorar, brindar nuevas y emocionantes ideas que harán de cada proyecto un referente en su campo. Recuerda: Nada mejor para proyectar tu negocio de la mejor forma posible que brindarle de manera continua conceptos rebosantes de creatividad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.