Preguntas frecuentes

Consulta las respuestas a las preguntas más frecuentes de nuestros usuarios.

Preguntas frecuentes

Consulta las respuestas a las preguntas más frecuentes de nuestros usuarios.

En AGLAYA siempre trabajamos bajo cronograma, lo que nos permite trabajar con suficiente organización y anticipación como para no tener que acabar nunca urgiendo un proyecto. Requerimientos adicionales sobre los requerimientos iniciales implicarán, como es lógico, propuestas adicionales de costos adicionales y tiempos adicionales.

Antes de comenzar a colaborar en la aventura de uno de nuestros clientes nos gusta sentar por escrito las bases de nuestra colaboración. Lo hacemos en la forma de un «acuerdo de colaboración» que incluya los acuerdos más básicos en relación a la definición del trabajo, los objetivos, la elección de las herramientas y de las metodologías, los interlocutores designados por cada parte, etc.

Las reuniones en AGLAYA nunca duran más de una hora. Ése es tiempo suficiente para hacer todo lo que se puede hacer en una reunión. En función de la complejidad del requerimiento, prolongarlas queda a determinación del equipo de AGLAYA.

Las sesiones de trabajo son otra cosa. Las hay que son más largas que otras, como las que implican acompañar al cliente a su ecosistema natural y «vivir su medio» durante el tiempo necesario. Las de oficina, en cambio, no nos gusta hacerla de más de dos horas de duración. Esto es así porque consideramos que a partir de las 2 horas la concentración en un espacio cerrado se merma. Recuerda, además, que aplicamos metodología innovadora Design Thinking, de modo que, precisamente, lo que se premia es la concentración y la frescura, no maratones innecesarias.

Las sesiones de trabajo pueden producirse en las instalaciones de AGLAYA, sitas en la calle Inglaterra y Amazonas o por cualquier vía telemática a elección del cliente.

Literalmente, hasta que tú quieras. Nosotros no empezaremos hasta que nos hayas suministrado todos los contenidos, de todos modos. Y, para certificarlo, necesitaremos que así nos lo hagas saber por escrito. Comenzaremos a trabajar hasta que hayamos avanzado lo suficiente como para poder proponerte «la primera revisión».

Las propuestas de desarrollo y diseño web de AGLAYA incluyen una optimización SEO básica, lo que no garantiza un adecuado posicionamiento SEO de acuerdo a ningunas keyword en concreto. Una optimización SEO ayudará al sitio web en su posicionamiento, si bien será el tráfico y la relevancia y autoridad que Google — así como otros buscadores — encuentre a su respecto en relación a cada consulta recibida lo que verdaderamente lo posicione en las primeras posiciones de las SERP del buscador. AGLAYA realiza campañas de marketing digital enfocadas a la consecución de un mejor posicionamiento en Google así como en otros motores de búsqueda. Consulte nuestras opciones.

La validez de las ofertas de AGLAYA es de 15 días naturales a no ser que cada propuesta presentada lo indique de otro modo.

Aparte de la satisfacción de haber colaborado en el viaje de nuestros clientes — y la plata que nos alimenta y paga el techo —, nos gusta guardar el trabajo que hacemos para poder exhibirlo como parte de nuestro portafolio y de nuestro blog.  De este modo, el usuario se lleva, además de resultados tangibles, un empujón por nuestra parte en lo que a free press se refiere.

Además de eso, no entregamos los documentos de nuestros procesos internos. Y es que quizás te presentemos o quizás veas documentos que te parecerán asombrosos, pero son nuestras herramientas de trabajo y no entregamos sino lo que el usuario contrata.

En caso de abandono por parte del usuario, AGLAYA no tendrá obligación de reembolsar lo cancelado.

Los horarios de funcionamiento de AGLAYA son de lunes a viernes de 9 a 17 horas. Te recomendamos, no obstante, si quieres reunirte con nosotros, que conciertes una cita previa.

Para comunicaciones relativas a cualquier proyecto, la vía oficial siempre será nuestro correo: info@aglaya.biz, el mismo que servirá como registro de los acuerdos tomados en relación a cada uno de ellos. Así, queda excluida toda validación o acuerdo verbal no registrado a través de dicha vía. Para saber dónde encontrarnos, por favor, ubícanos en nuestro contacto.

Pues depende de que hayas contratado el desarrollo y el diseño de tu web con o sin servicio de desarrollo de contenido. Si contratas este segundo servicio, te sorprenderá de lo que somos capaces en cuestión de contenido. Con una productora asociada de la magnitud de Elm St. y un equipo de profesionales formados, precisamente, en habilidades concernientes a la producción de contenido multimedia, daremos todo lo que esté en nosotros para conseguirte un contenido de una calidad tan increíble que hará palidecer a tu competencia…

Por lo general, no obstante, la mayoría de las propuestas de desarrollo y diseño web son solicitadas sin este servicio, por lo que el contenido pasa a ser responsabilidad total, completa y absoluta del cliente.

Lo que sí está siempre incluido es la revisión y, de requerirse, la adaptación ortográfica, léxica, semántica, sintáctica y gramatical de los textos provistos por parte del cliente.

La principal responsabilidad del cliente pasa por la oportuna entrega de los contenidos a incorporar dentro del sitio web. Éstos son — pero no tienen por qué restringirse a —:

Identidad visual.

Manual de usos de logotipo, de aplicaciones corporativas o de marca en caso de disponer de algunos o todos de dichos documentos.

Contenidos:

Producción

Audiovisual – Fotográfica – Textual

Diseño

Gráfico

Multimedia

Igualmente, el usuario se habrá de responsabilizar de la entrega oportuna de todos los demás insumos necesarios para la consecución de cada proyecto: manuales, credenciales, contenidos…

 

Eso dependerá absolutamente de la naturaleza del proyecto o del tiempo de cobertura contratado en relación a algunos de nuestros servicios. En el caso de los sitios web, suelen ser dos revisiones: la primera se da cuando toda la estructura está desarrollada y el contenido inicialmente remitido por el cliente dispuesto en ella coherentemente. Así, además, sugerimos al cliente qué nuevas secciones podría tratar de aportar para enriquecer la experiencia web de sus usuarios.

Tras esta primera revisión, el cliente puede volver a suministrar todo el contenido que le plazca hasta que nos vuelva a confirmar que ya envió todo lo que tenía que enviar, de modo que nos ponemos manos a la obra de nuevo hasta que concluimos la web. En ese momento llega «la segunda revisión», revisión en la que el cliente puede solicitar correcciones sobre el diseño, pero ya no modificaciones ni aportaciones de nuevo contenido.

El .ec hace referencia a Ecuador. El .com es global. Eso no significa ni que tu tienda no se vaya a ver en otros lugares del mundo si adquieres un dominio .ec ni que se vaya a ver más — esto es, a posicionar mejor — porque sea .com. Las ventajas de uno y otro están claras: el .com es más barato y el .ec tiene una disponibilidad extremadamente amplia.

Tras esta primera revisión, el cliente puede volver a suministrar todo el contenido que le plazca hasta que nos vuelva a confirmar que ya envió todo lo que tenía que enviar, de modo que nos ponemos manos a la obra de nuevo hasta que concluimos la web. En ese momento llega «la segunda revisión», revisión en la que el cliente puede solicitar correcciones sobre el diseño, pero ya no modificaciones ni aportaciones de nuevo contenido.

Cuando se trata de propiedad intelectual hay dos tipos de derechos: los morales y los patrimoniales. Los morales son nuestros, Por lo demás, es tu proyecto, es tu marca, es tu producto… Así que todos y cada uno de los derechos patrimoniales de tus creaciones también lo son. Lo más que te solicitamos es incluir nuestra firma allá donde no moleste si el proyecto así lo amerita, como en el caso del desarrollo y diseño web, en cuyo caso nos gusta dejar nuestra firma en el footer.

Tras esta primera revisión, el cliente puede volver a suministrar todo el contenido que le plazca hasta que nos vuelva a confirmar que ya envió todo lo que tenía que enviar, de modo que nos ponemos manos a la obra de nuevo hasta que concluimos la web. En ese momento llega «la segunda revisión», revisión en la que el cliente puede solicitar correcciones sobre el diseño, pero ya no modificaciones ni aportaciones de nuevo contenido.

Confía en nosotros: lo mejor es tener ambas. Formarán parte de tu estrategia digital integral. Así de sencillo.

Tras esta primera revisión, el cliente puede volver a suministrar todo el contenido que le plazca hasta que nos vuelva a confirmar que ya envió todo lo que tenía que enviar, de modo que nos ponemos manos a la obra de nuevo hasta que concluimos la web. En ese momento llega «la segunda revisión», revisión en la que el cliente puede solicitar correcciones sobre el diseño, pero ya no modificaciones ni aportaciones de nuevo contenido.